Ser corriente “rejuvenece”

1416510065_309458_1416512554_noticia_normal
Pincha en el enlace para ver la noticia completa. Fuente: El País.

Un antiguo artículo publicado en El País habla de los indudables beneficios de la actividad física. Pero echo de menos algún artículo científico (sociológico) que hable de la segmentación del corredor popular hoy en día.

En los ochenta el “corriente” que iba por la calle en calzones con las mismas zapatillas para cualquier terreno era un rarito que, como mucho, se veía en las series de televisión norteamericanas (¿se acuerdan? con cintita al pelo, ceñidos pantalones blancos y aparatosos walkmans al cinto).

Pero se consolidó la moda y aparecieron subespecies de corrientes que están donde están porque “la gente lo hace”. Que si no de qué.

A saber:

  1. El guay. Le importa una leche hacer deporte. Él lo que quiere es demostrar que es guay y va sobrao de dinero para comprarse los últimos modelos de lo que sea. Las empresas de moda lo saben y cambian cada temporada de diseño de zapatillas no vaya a ser que el muchacho no pueda soportar correr con el modelo “viejo”.
  2. El “pofesioná”. Se cree todo lo que le dicen las revistas de dietas, entrenamientos y “mágicas técnicas para mejorar” y parece que va a ganar un mundial cada vez que se le ve en cabeza de las carreras. Pero nunca gana. Siempre le pasa algo.
  3. El mimetizado. Sin personalidad, hace lo que la mayoría hace. Si un día aparece la moda de tirarse de un puente se tirarán. Faltaría más.
  4. El cuarentón. Hace veinte años “hacía deporte” y pretende, peinando canas, recuperar su lozanía. No suele durar mucho en el mercado: o abandona lesionado o se muere dejando una desconsolada (o no) viuda.

En cualquier caso de esta sorprendente fiebre lo que más me preocupa es el efecto péndulo: lo que harán nuestros hijos cuando se harten de ver a una generación entera obsesionada por el fitness, el spinning y el running.

Acabarán todos tiraos en el sofá viendo pelis. Al tiempo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Ser corriente “rejuvenece”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *