El timo de las editoriales con los escritores amateurs.

estafa
Estafa pero con contrato legal.

 

Mañana es el día de Sant Jordi, o Día del Libro, y no puedo dejar de contaros cómo funciona la industria editorial con los escritores amateurs que, por enfermedad mental, nos ha dado por escribir.

He firmado contrato con tres editoriales españolas para la publicación de tres libros y las cláusulas (comunes a todos y no negociadas –qué vas a negociar-) incluye un sorprendente reparto de beneficios que muchos lectores desconocen.

Para un libro con un PVP final, por ejemplo, de 15€ normalmente las editoriales se reservan el 50% del beneficio de la venta en concepto de diseño, maquetación e impresión; las distribuidoras en torno al ±20%, argumentando que son ellos los que reparten los libros y que algo tienen que ganar; las librerías otro ±20% “porque ponemos las estanterías” y para el autor tienen el detalle de concederles (recuerden, por contrato) un 10% de los beneficios finales a pesar de ser el único pringao de la cadena que se ha pasado unos cuantos años escribiendo el puñetero libro.

Pero hay más. Hacienda quiere su tajada y te clava un 16% de IRPF sobre ese ridículo 10% para poder declarar los ingresos de forma legal.

Veamos cómo quedan los números…

  • PVP del libro: 15,00€
  • Editorial: 7,50€
  • Distribuidora: 3,00€ (incluso más)
  • Librerías: 3,00€ (El Corte Inglés llega a exigir ¡hasta un 60%!)
  • Hacienda: 0,24€
  • Pringao del autor: 1,26€

Puede pasar que la editorial te ofrezca la “coedición” al considerar ellos que es un libro de dudosa salida comercial. En ese caso las editoriales te piden, siempre por contrato, que pagues la mitad del coste con lo que ese ridículo 10% del autor debe repartirse entre los dos. Terrible trampa que acaba convirtiendo las liquidaciones de ventas en algo que mejor ni pedir.

Como digo a mis amigos: “mejor te regalo el libro y me invitas a un café de dos euros… salgo ganando

Aquí tenéis un blog donde, en tres capítulos, el autor explica perfectamente este siniestro mundo:

http://javierpellicerescritor.com/2014/03/24/fraudes-editoriales-y-otras-malas-practicas-i/

http://javierpellicerescritor.com/2014/03/25/fraudes-editoriales-y-otras-malas-practicas-ii/

http://javierpellicerescritor.com/2014/03/26/fraudes-editoriales-y-malas-practicas-iii/

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

3 thoughts on “El timo de las editoriales con los escritores amateurs.

  1. José Luis, gracias por enlazar mis artículos al respecto de las malas prácticas de ciertas editoriales.
    En cualquier caso, si me lo permites, me gustaría matizar que los artículos no hacen referencia a TODAS las editoriales, si no solo a aquellas que realizan malas prácticas. Hay que puntualizar esto muy claramente: la mayoría de editoriales no son fraudulentas ni buscan engañar al autor. Yo he publicado dos novelas con dos editoriales distintas, y ambas me han tratado con seriedad y profesionalidad (pagos incluidos).
    En cuanto a tu reflexión sobre el reparto de beneficios, entiendo que parezca escandaloso que el autor de la historia se lleve solo un 10% de los beneficios de ventas. Ojalá fuera más, por supuesto, pero hay que tener en cuenta también un aspecto: el riesgo económico. El autor no arriesga nada, salvo el tiempo que ha invertido (porque lo ha deseado, nunca olvidemos que escribir es una pasión y en primer término lo hacemos por placer). En cambio, la editorial invierte una fuerte suma de dinero que en ningún caso sabe si va a recuperar. Nadie le asegura que venderá toda la tirada.
    Tus porcentajes también dan para realizar matices. Hoy en día, entre distribuidora y librería, se llevan el 60% del precio de venta del libro (también tienen gastos, aunque no lo parezca). El 40% restante es para la editorial, sí, pero de esa cifra hay que restar el 10% del autor. Nos quedamos con un 30%. De ese resto, la editorial tiene que pagar a la imprenta, la promoción (si la hace, pero si no la hace, venderá menos), al portadista, al maquetador, al corrector y, si el libro es de un autor extranjero, al traductor. Y todos estos profesionales no son baratos (porque su trabajo también merece un precio justo).
    Pues bien, resulta que tras restar todos los gastos de la editorial, a esta le queda (y no exagero) como beneficio neto MENOS INCLUSO QUE AL AUTOR. Y eso si vende toda la tirada. Si no es así, puede incluso llegar a perder dinero. Os invito a que leáis el artículo que le dedique al tema del precio del libro para comprender que a veces las apariencias engañan, y que hay que realizar un ejercicio de empatía con el resto de personajes del mundo del libro: http://javierpellicerescritor.com/2014/03/04/son-caros-los-libros-i/

    El problema de todo esto no radica en el precio del libro, que es el que es, no puede ser menor o la editorial pierde dinero. El problema radica en la falta de masa lectora y compradora de libros. Mucha gente se queja de que en Inglaterra, por ejemplo, los libros son mucho más baratos. Sí, porque hay muchos más lectores que compran, y por tanto se pueden realizar tiradas mucho más grandes que en España. Eso abarata el precio de imprenta, por ejemplo, y amortiza mejor los gastos de edición, lo que repercute en que las editoriales pueden vender más barato y aún así ganar lo mismo. Eso es lo que necesitamos cambiar para que todos los implicados ganemos más: fomentar el hábito lector y su consumo legal. Eso repercutirá a favor de todas las partes: lector, autor y editorial.

    Un fuerte abrazo, José Luis. Te iré siguiendo.

    1. Estimado Javier: efectivamente no todas las editoriales son malas malísimas, como no a todos los amateurs les habrá ido tan mal como a mí. Pero yo, como decía Unamuno, “hablo de mí mismo porque soy el que tengo más a mano”.
      Y, como muy bien dices, las editoriales tienen un enorme gasto… unos justificadísimos y otros inventadísimos (sobre todo ese de publicidad y difusión de la obra, al menos con las que yo he trabajado donde han mentido descaradamente en cuanto a la divulgación de mis libros y donde he sido yo el único que ha creado estrategias publicitarias de ventas. Te puedo enseñar cartas que, en mi bisoñez, me llegué a creer donde poco más que mi libro había alcanzado una difusión planetaria).
      En cualquier caso de lo que yo me quejo amargamente es de la enorme desproporción entre los beneficios potenciales del escritor (ceñido a ese triste euro por libro) y los beneficios potenciales de la editorial (incluida picaresca de la que, no lo dudes, saben mucho).
      Afortunadamente ya contamos, y esto da para otro artículo, con formatos de autoedición que está destrozando el abuso de quienes se creían con el monopolio de las ediciones de libros. Me estoy refiriendo a las “impresiones bajo demanda” (Bubok, por ejemplo, donde estoy colgando encantado mis últimos libros) y el crownfounding o patrocinio, método este que me ha permitido publicar mi último libro sin coste alguno para mí.
      En una cosa te doy toda la razón: si el españolito medio se gastara con la misma alegría 20€ en un libro que en invitar a amigotes a gin-tonics se acababa el problema tanto para las editoriales como para los autores.
      Pero me temo que eso va para largo 
      Un abrazo.

  2. A MÍ ME HA PASADO LO MISMO, SIMPLEMENTE PORQUE COMO EL INTERNET ESTÁ DESPLAZANDO EL LIBRO FÍSICO, ENTONCES HAN INVENTADO SUPUESTAS EDITORIALES QUE JUEGAN CON TUS ILUSIONES, PORQUE SABEN QUE ESTÁS LOQUITO POR PUBLICAR. AL FINAL TERMINAS DEBIÉNDOLES A ELLOS, METIDO EN UN CALVARIO POR TU INOCENCIA. YO HE TENIDO CONTRATOS EN MIS MANOS QUE MEDIO LOS LEO Y LOS MANDO AL CESTO DE LA BASURA, PORQUE ANTES DE DARLES UNA RESPUESTA AVERIGUO DE QUIENES SE TRATA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *