Colegios que merecen ser derribados directamente.

aci
Post leído esta mañana en Facebook donde se pone en duda la capacidad profesional de (algunos) Departamentos de Orientación escolares.

Suelo recibir correos y llamadas de amigos y conocidos que me explican situaciones de las más pintorescas relacionadas con las Altas Capacidades.

Pero este fin de semana  me han contado una espectacular relacionada con este post que acabo de leer.

Una madre solicita al Departamento de Orientación de un colegio de Cartagena (me reservo el nombre aunque con ganas me quedo) que atiendan a su hijo porque sospecha que tiene Altas Capacidades. Tras tres o cuatro “insistencias”, a lo largo de tres o cuatro meses (nunca hay prisa), el responsable del Departamento se pone manos a la obra y le pasa el test habitual en estos casos: el WAIS.

Conclusión del profesional encargado del Departamento: “Su hijo no solo no tiene Altas Capacidades sino que, mire los resultados, es borderline. Ese es el motivo por el que no aprueba ni atiende. Tiene que meterle clases particulares por la tarde porque si no va a repetir curso”.

Pide cita con el director (otro mes perdido) y éste defiende a ultranza la profesionalidad del responsable del departamento…

-“Si don X [con ganas me quedo también de poner el nombre], que lleva más de veinte años dando clase aquí, le ha dicho que su hijo es borderline es porque es borderline. Asúmelo. No pasa nada. Hablaré con sus profesores para que les manden más deberes de refuerzo y a ver si logramos hacer que preste más atención en clase”.

Afortunadamente la madre no se fía de ambas conversaciones y se va a una psicóloga colegiada independiente y ajena al sistema educativo.

Y tras pasarle las mismas pruebas obtiene un CI de 140 con, eso sí, algunas patologías menores asociadas a sus características intelectuales.

Notablemente indignada vuelve al colegio a hablar con el “profesional responsable” y éste, algo azorado, acaba reconociendo que no es ni psicólogo ni especialista (es un simple profesor del claustro a quien le han encasquetado el Departamento para cubrir sus horas complementarias) y que, quizás, “me equivoqué en las tabulaciones a la hora de corregir las preguntas”.

¿Qué hacemos con el colegio? ¿empapelamos al “profesional” por intrusismo? ¿en cuántos colegios estará sucediendo lo mismo? ¿qué habría sido del chico si la madre se cree el diagnóstico del “campeón”? ¿no hay responsabilidades civiles ni laborales?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

6 thoughts on “Colegios que merecen ser derribados directamente.

  1. A ver, a mí personalmente también me diagnosticaron BDP sabiendo que estaba diagnosticada de altas capacidades desde pequeña y me estuvieron medicando durante años , por lo visto es algo que está muy extendido ya que hay sintomatología que la gente con ACi somatiza y hace dificil diferenciar, leí nucho sobre el BDP y llegué a estar convencida de estar enferma, en el momento en el que empecé a questionarmelo y pedí otros diagnósticos vieron cosas que no cuadraban y volvieron a diagnosticarme como ACI, espero que las madres tengan mucho cuidado a la horade dar credibilidad a tanto “especialista” y que pidan siempre otras opiniones antes de adoptar medidas

    1. Efectivamente Laura, hay que ir con tiento en los diagnósticos. Por eso no tiene nombre poner a cualquier docente “para cubrir horas complementarias” al frente de un departamento tan importante como ese. Un saludo.

      1. El problema en estos casos es que se tratan expedientes en lugar de tener en cuenta que hablamos de niños con unas necesidades específicas y no se para a pensar en que pagarán las conseqüencias de una mala intervención durante toda su vida, pero claro, se ve que nuestros hijos no son lo suficientemente importantes para que esto sea tenido en cuenta(entiendase la ironía)

  2. En mi familia hay múltiples casos de altas capacidades y ante la insistencia de una amiga pedagoga, pregunté en el colegio de mi hija si se le podían administrar pruebas de altas capacidades. Como era muy pequeña supuse que me dirían que era pronto, pero no, me dijeron que sí. Las supuestas pruebas consistieron en que explicase una historia a partir de unas viñetas (la niña no habló porque no conocía a la profesora y no tenía confianza, algo normal en una niña de 3 años acabados de cumplir), que hiciese un puzzle (hizo varios muy por encima de su edad, pero la profesora dijo que no tenía mérito porque en casa hace puzzles… ejem) y le pidieron que escribiese su nombre. En la reunión me dijeron que la niña tenía dificultades para expresarse porque no era capaz de contar una historia y que no había escrito su nombre correctamente y que por tanto no tenía altas capacidades porque además pronunciaba mal la erre… Creo que haberse negado a hacer dicha prueba hubiera sido mejor, antes que realizar pruebas que no tienen ningún sentido y que se centran en ver las supuestas dificultades y no ver cosas como que la niña es capaz de hacer puzzles de 20-30 piezas desde los 33 meses, memorizar libros enteros o emplear vocabulario propio de un adulto… Además, no soy ninguna experta, ni lo pretendo, pero realizar una prueba a un niño pequeño sin que esté presente alguien de su confianza, bajo mi punto de vista, invalida cualquier resultado… Por desgracia, no creo que el caso que relatas sea aislado.

    1. a ver, de entrada suena a que más que intentar averiguar si el niño posee altas capacidades lo que se ha intentado con esa “evaluación” es demostrar que no las posee (por otro lado resulta bastante extraño que accedieran a hacerle las pruebas de entrada, no es nada habitual), tampoco creo que las dificultades de pronunciación sean un indicador claro de que no las posea porque si bien es freqüente que los niños AACC tengan un mayor nivel madurativo en el habla no sonn un imprescindible claro,no quiero decir con ello que crea que vaya a serlo tampoco, sólo que en mi humilde opinión deberían hacerle un estudio más exhaustivo.Lo que sñí me parece acertado es que los padres no se encuentren presentes ya que esto puede influenciar y viciar las pruebas.Ánimo y a pelear.

  3. Claro, Laura, a eso me refiero: parece que están entrenados para detectar las dificultades únicamente. Es bueno que se detecten los puntos débiles, pero también las fortalezas. Y yo tampoco entiendo por qué accedieron a hacerle pruebas… para luego darme unos resultados que no sirven para mucho. En cuanto a lo de que haya alguien de confianza, no me refería necesariamente a los padres, sino a su profesora habitual, porque un niño tan pequeño rara vez va a “mostrarse” como es con un profesor al que acaba de conocer y eso influye mucho en los resultados. En cuanto a lo de seguir peleando, por lo pronto, intentaré pasar desapercibida… Es triste, pero por mi propia experiencia, es lo mejor. Ya cuando sea mayor la llevaré por mi cuenta si lo considero oportuno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *